Saltar al contenido

Un hombre va a sacar el dinero de un cajero automático y al sentir algo es extraño con la mano entra corriendo al banco

En algunas ocasiones hay personas que se van andando y se encuentran dinero y hay dos opciones o lo coges y se lo das a la personas que se le ha caído o te lo quedas. Bobby Puryeas cuando fue a retirar dinero de un cajero se percató de que había dinero en el cajero, a alguien se le había olvidado, entonces lo cogió y se los guardó en el bolsillo.

Al contar el dinero se dió cuenta de que se trataba de 500$ y le pareció extraño que se le olvidara tanto dinero a alguien. Bobby quiso devolverlo a quien le perteneciera pero la cajera del banco no quiso aceptar el dinero y llamó al gerente para que le buscara una solución.

No supo que hacer el gerente y Bobby tuvo una gran idea y era que visitaran las cámaras de seguridad para descubrir quien era el dueño del dinero y el banco accedió. También cogieron los datos de Bobby para contarle después la información que tuvieran.

Pasaron dos días y recibió la llamada del banco. Encontraron la personas y era una anciana de 92 años que se llamaba Edith. Por su edad olvidaba algunas cosas y debía 480$ del alquiler y cuando fue al cajero se le olvidó meterlos en el monedero y se marchó.

Bobby se puso en contacto con la anciana y estaba muy feliz porque había recuperado su dinero. Sólo le sobraron 20$ para sobrevivir el resto del mes pero aún así ofreció a Bobby una recompensa por su honesta acción. Bobby no la aceptó y a cambio acudió al banco y pidió 200 $ de su cuenta y los metió en la de Edith. Los compañeros de trabajo de Bobby aplaudieron lo que hizo y además contribuyeron en donar 200$ más. La generosa acción de Bobby y sus compañeros inspiraron al gerente del banco que también logró recaudar 200 más.

En su cuenta de Facebook, Bobby compartió:

”Lo que comenzó con una gran pérdida, ahora es una inspiración para ayudar a una mujer de 92 años, misma que había perdido 500 dólares, logró recuperarlos pero no sólo eso, ahora tiene 600 extras”.La historia de Bobby y Edith se compartió más de 200 mil veces. En realidad no podemos ayudar a todo el mundo pero pequeños gestos hacen la diferencia.

Eres preciosa/o