Saltar al contenido

Aquí tienes los 8 signos de la personalidad de una mujer con clase que no abarcan lujos

Para tener o no la clase no se mira en lo que tu llevas o no puesto, ni de las marcas que utilices o si te sabes todos los trucos de moda y maquillaje. La clase está en nuestra personalidad y la esencia de cada una de las mujeres. Se adquiere desde la infancia y estos son los aspectos en los que se demuestra:

1. El carácter

Cuando se tiene clase una mujer se comporta de manera respetuosa y amable con todo el mundo y en pocas ocasiones las verás que griten o se pongan agresivas. Casi siempre solucionan sus problemas mediante la conversación. Son mujeres pacientes y saben siempre esperar. Saben como tienen que pedir las cosas.

2. La sonrisa

Las mujeres con clase saben que es muy importante la sonrisa. Nunca las verás con el ceño fruncido. Siempre que salen sonríen a todo el mundo.

3. La manera en la que ven su vida

Saben que siempre hay que ayudar a los demás y nunca se olvidan de sus propias necesidades y gustos. Ellas disfrutan cada día como si se tratara del último.

4. El aroma

El aroma va unido a su estilo. Las más románticas usan perfumes florales y más dulces y las mujeres más aventuraras desprenderán aromas más cítricos. Siempre tendrán un perfume favorito y los que viven con ellas la distinguen por su aroma ya que es su sello.

5. Sus metas y retos

Les gustan sus retos ya que le harán aprender. Son mujeres comprometidas en todo en su vida, en la familia y en el trabajo.

6. Su forma de caminar

Nunca van encorvadas o mirando hacia abajo. Caminan derechas, seguras y se sienten plenas y valiosas. La clase viene del autoestima. Si está sana se reflejará en cada parte del cuerpo y de las expresiones.

7. Su armario

Los olores de cada armario dice mucho de una mujer. Las mujeres con clase usan colores de tonos neutros y alguno estridente y estampado. Jamás se verán aburridas.

8. Independencia

Les gusta el trabajo y todo lo que han logrado con él. Se esfuerzan por mejorar cada día más. No suelen dudar de sí mismas.